A 50 años de Estudiantes de La Plata tricampeón de América

0
48

Se cumplen 50 años de la noche de la coronación de Estudiantes como campeón de América por tercer año consecutivo, al empatar con Peñarol 0 a 0 en el estadio Centenario, de Montevideo, una semana después de haberse impuesto en La Plata por 1-0.

Se trató, por cierto, de una de las varias gestas del legendario Estudiantes pergeñado y dirigido por Osvaldo Zubeldía, que entre 1967 y ese 1970 ganó un título nacional y cinco copas internacionales.

En 1967 había roto la hegemonía de los clubes denominados “grandes” con la conquista del torneo Metropolitano, en 1968 había ganado su primera Copa Libertadores y la Copa Intercontinental (también llamada Europea-Sudamericana, el 16 de octubre, versus Manchester, en Old Trafford) y en 1969 la Copa Interamericana frente a Toluca de México.

El miércoles 27 de mayo de 1970, en un efervescente estadio Centenario que congregó a 60 mil espectadores, Estudiantes se convirtió en el primer equipo ganador de la Libertadores en tres años consecutivos, así como en 1971 se convertiría en el primero en jugar cuatro finales consecutivas, en este caso con derrota a manos del campeón uruguayo, Nacional.

En ese mismo otoño del 70′ los platenses habían eliminado a River Plate (1-0 y 3-1) y Peñarol a Universidad de Chile en un tercer partido jugado en el estadio de Racing de Avellaneda.

El primer cotejo de la semifinal se jugó en el Monumental y el “Pincha” se quedó con gran parte de la clasificación con un gol convertido por Juan Ramón Verón y sólo restaban los 90 minutos en La Plata para llegar a la tercera final consecutiva.

Finalmente Estudiantes hizo el “trámite” con un 3 a 1 y se clasificó. Oscar “Pinino” Más adelantó a River y luego llegaron los goles de Jorge Solari, Verón y Juan Echecopar.

Se trataba de campañas y torneos de una época especial ya que hoy para llegar a una final hay que jugar antes un mínimo de 12 partidos, comenzando en la fase de grupos, y en los 70′ se alcanzaba el partido decisivo con sólo los dos de las semifinales.

La primera final, jugada el jueves 20 de mayo en La Plata, ante 35 mil espectadores, había correspondido a Estudiantes gracias a un agónico tanto del defensor Néstor Togneri con un ‘zurdazo’ al ángulo izquierdo del arco de Ariel Pintos.

La revancha de la que se cumplirá mañana medio siglo terminó sin goles al cabo de 90 minutos ardorosos, con abundante pierna fuerte y destacadas actuaciones de los arqueros, el mencionado Pintos en Peñarol y Néstor Martín Errea en Estudiantes.

En Peñarol, con algunas ausencias notorias a guisa de la inminente participación de Uruguay en el Mundial de México, jugaron estrellas de la talla del argentino Ermindo Onega y el chileno Elías Figueroa.

Estudiantes es el equipo no uruguayo que más vueltas olímpicas ha dado en el mítico Centenario, un total de tres: amén de la del 27 de mayo de 1970, la del 21 de febrero de 1969 con Toluca y la del 16 de mayo de 1968 con Palmeiras, de Brasil.

Estudiantes estuvo muy próximo a sumar la cuarta copa consecutiva al año siguiente, pero cayó en la final ante Nacional tras ganar 1-0 en La Plata con gol de Daniel Romeo (padre de Bernardo), en Montevideo cayó 1-0 y en el tercer juego en Lima perdió 2-0 ante un equipo en donde jugaba el argentino Luis Artime.

Pero la “gloria copera” volvió a escena en las huestes de Estudiantes en 2009, aquel gran equipo en donde fue figura Juan Sebastián Verón (el hijo de la inolvidable “Bruja”), dirigido por Alejandro Sabella que se consagra campeón, luego de jugar 16 cotejos, al superar a Cruzeiro de Brasil.

La síntesis de esa segunda final y del tercer título como campeón de América del “Pincha” es la siguiente:

Peñarol: Ariel Pintos, Ricardo Soria (luego Luis Esperanza), Elías Figueroa, Jorge Peralta y Alberto Martínez; Milton Viera, Néstor Goncálves, Alfredo Lamas y Ermindo Onega; Nilo Acuña y Luis Lamberck. DT: Osvaldo Brandao.

Estudiantes: Néstor Errea; Rubén Oscar Pagnanini, Hugo Spadaro, Néstor Togneri y José Hugo Medina; Carlos Salvador Bilardo, Carlos Pachamé y Jorge Solari; Marcos Conigliaro (Camilo Aguilar), Juan Miguel Echecopar (Christian Rudzki) y Juan Ramón Verón. DT: Osvaldo Zubeldía.

Cancha: Centenario, de Montevideo.

Arbitro: José Dimas Larrosa (Paraguay).

Espectadores: 60.000.