Colocación de placa y sentido homenaje a Manuel «Pancho» Heredia

0
180

En un concurrido y sentido acto se llevó a cabo el descubrimiento de la placa en homenaje a Francisco Manuel “Pancho” Heredia, víctima de la última Dictadura Cívico Militar dado así nombre a la calle 26 donde vivió. Fue el encuentro a 40 años de desaparición.

Fue su hermano, Marcelo, quien descubrió la placa junto a su hijo y con el acompañamiento de más de medio centenar de vecinos, familiares y amigos de víctimas de la última Dictadura Cívico Militar, Comisión Municipal de la Memoria, Derechos Humanos, funcionarios y el intendente Juan Ignacio Ustarroz.

El Padre Tom O´Donnell representando a la Comunidad  de la Parroquia San Patricio efectuó la bendición de la placa. Recordemos que “Pancho” Heredia concurrió a dicha institución educativa.

“Mi hermano fue privado de su libertad en Buenos Aires en las inmediaciones de las calles Avenida Independencia y Entre Ríos. Desde entonces, nunca más lo volvimos a ver. Comenzó una tragedia para la familia, para la República, y además, él adquirió la categoría de un sujeto desaparecido. Un individuo sin derechos, sin un debido proceso, sin estar a disposición de un Juez y sometido a la violación de los derechos humanos por parte del gobierno cívico militar de ese entonces”, expresó Marcelo Heredia, abogado y reconocido hombre que en épocas difíciles no dudó en efectuar habeas corpus y pedidos a la justicia por los detenidos o desaparecidos.

“Pancho se tenía que encontrar con otra persona ese 9 de noviembre de 1976. Era un tipo de 22 años de edad, un chico con una calidad y un talento, no porque haya sido mi hermano lo digo, pero tenía mucha alegría desde chico. Pancho también tenía un compromiso de vida con los más pobres”, destacó el hermano de Francisco Heredia, para también recordar a Carlos Tillet, amigo de su hermano y mencionó que él tomó dimensión de los hechos cuando supo que igual realidad le tocó al “marido de Silvia Fasce”, que es Martín Cardinal.

“En esta casa, aquí en 26 y 23, pasamos momentos felices y dolorosos. En este barrio, en esta casa, nosotros crecimos siendo niños, adolescentes y jóvenes. Aquí también sufrimos. Vi sufrir a mis padres cuando le comunicaron que Pancho había sido privado de su libertad ‘en una cita’, así denominaban los encuentros que se tenían con otros militantes. También esperándolo para las fiestas, para su cumpleaños en febrero”, recordó Marcelo.

Tras sus palabras, siendo único orador, se procedió al descubrimiento de la placa que da desde ahora a la calle 26 el nombre de su hermano quedando colocada en la esquina con 23. Tras el acto los presentes mantuvieron su presencia recordando hechos, anécdotas, dolores y alegrías, luchas y las ganas de continuar por la senda de la memoria, verdad y justicia.